OUTSIDER




Acostarte conociendo a una persona y levantarte sin tener idea de quién es, y que eso ocurra a diario y tengas que hacer méritos para sobrevivir a no sé muy bien qué.


No importa, vale la pena, lo justificas para no sentirte tan solo, haces como si la situación fuese impropia, y con la mejor de tus sonrisas saludas cada día, como si fuera el primer saludo. A decir verdad, el escenario recuerda un poco al de las 50 primeras citas (50 first dates), solo que en la vida cotidiana y sin lo romántico de las citas.


Creo que si hiciera un casting me contratarían para "prota” por todos los meses que llevo ensayando con mi propia vida. Francamente no sé si esto es bueno o malo, porque implica esconder a Natalia y expresar un yo que no existe como tal.


De cualquier manera, vale la pena, porque he llegado al final del film, donde todos son felices y comen perdices. Por lo que a mí concierne, lo he logrado, sin correr riesgos, saliendo impune, reforzada por unas partes, y completada por otras.


A día de hoy, me siento muy Angie, aunque me siga faltando Pitt.

1 comentario:

Post nuevo Post antiguo Home